Un test creado en Rosario se afianza en Latinoamérica.

Jueves 8 de Noviembre de 2018 · 09:54

 Permite, a través de la extracción de sangre de la embarazada, detectar anomalías y el sexo del bebé a partir de la novena semana. El test fue íntegramente desarrollado en la ciudad.

 

Una empresa local selló ayer un acuerdo con una firma estadounidense que logrará masificar y bajar los costos de un test desarrollado en Rosario que permite, mediante una técnica no invasiva, detectar anomalías genéticas en el feto a partir de la novena semana de gestación, como así también conocer el sexo del mismo.

El test, denominado VISION (Test pre-natal no invasivo -NIPT), fue desarrollado la empresa Heritas en Rosario y es único en su tipo en Latinoamérica. Se realiza de manera no invasiva para la embarazada por medio de una muestra de sangre.

Según explicó el doctor en Biología Molecular y cofundador de Heritas, Martín Vázquez, "el test permite detectar anomalías genéticas en el feto a partir de la novena semana de embarazo. Es una prueba que puede pedir el obstetra ante alguna sospecha de problema en el feto. El test puede detectar Síndrome de Down, que es la alteración cromosómica más conocida, pero también otras patologías que pueden llegar a determinar la pérdida del embarazo durante el primer trimestre", detalló.

Hasta antes de este acuerdo con la firma Illumina, empresa estadounidense que produce los equipos que leen el ADN de las personas, Vázquez detalló que "la muestra viajaba a Estados Unidos y Europa y era allí donde se realizaba el test".

Heritas desarrolló ese examen en Rosario y el acuerdo con la firma estadounidense permite realizar ahora todos los pasos del mismo en esta ciudad, con la consiguiente reducción de los costos.

Actualmente existen otros métodos de diagnóstico de alteraciones cromosómicas en el feto que tienen diferencias con el test desarrollado por Heritas.

Una de ellas es la prueba de translucencia nucal, que es una ecografía de la nuca del feto que permite detectar alteraciones como el síndrome de Down.

"Lo que tiene la translucencia es que se puede realizar entre las semanas 11 y 14 y en algunos casos puede dar falsos diagnósticos", indicó Vázquez y lo diferenció del test VISION, que "tiene una sensibilidad del 99,9 por ciento".

 

Otro método de diagnóstico es la punción, que se realiza entre las semanas 20 a 30 de embarazo y "conlleva riesgos. Hay que ingresar en la matriz y tomar células de allí en el marco de un examen invasivo y que puede tener sus riesgos", subrayó el especialista.

En contraposición, detalló que "este test desarrollado íntegramente en Rosario se puede realizar en cualquiera de los laboratorios Cibic, donde la embarazada se hace una extracción de sangre. Sólo con eso, a partir de la semana 9, vamos a poder conocer no sólo si hay alteraciones cromosómicas en el feto, sino también el sexo del mismo", aseguró.

Vázquez se mostró orgulloso de que la empresa Illumina haya confiado en este desarrollo tecnológico rosarino.

"Realmente nos emociona, porque desde Rosario seguimos apostando a la ciencia y el desarrollo, y este tipo de acuerdos permite que más embarazadas puedan acceder a estos métodos diagnósticos de avanzada", puntualizó el especialista local.

Fuente La Capital