Maximiliano Pariente es un chico, pero -en el video casero que en su día se viralizó- habla como un adulto, como lo hacen muchos capitanes de fútbol en sus equipos. “Hoy tenemos un partido en el que consagramos todos lo que hicimos en el año. Acordate de todos los entrenamientos, de todas las prácticas... Hoy salimos campeones, muchachos. ¡A dejar todo!”, les dice con voz firme a sus compañeros de la décima división de Newell´s. Todos lo miran y lo escuchan en silencio. Al final, los chicos gritan, se abrazan y salen para la cancha. 

La arenga de Maximiliano (de 13 años) fue antes de un clásico -en noviembre del año pasado-y se replicó miles de veces en las redes sociales. La efímera y fugaz fama dio paso a lo impensado: fue convocado por Renault para grabar junto al capitán de Los Pumas, Agustín Creevy, la publicidad del nuevo modelo Duster.

"Qué fiaca ir a entrar", dice el hooker sentado en su camioneta. Maximiliano golpea la ventanilla y lanza otra arenga motivadora. "Vos no te quedabas en tu casa juntando figuritas. Vos salías y volvías embarrado. Tenés que volver a sentir eso. Tenés que salir a la cancha y quedar embarrado de oreja a oreja. Decí conmigo: !Vamos Los Pumas!", grita el pibe. Su mensaje toca la fibra íntima del rugbier, quien sale arando en busca de la ansiada gloria. 

La arenga no surtió efecto en los dos partidos frente a Sudáfrica. Pero el mensaje de esperanza mantiene firme el espíritu luchador de un equipo que busca una victoria que rompa con todos los moldes.

Fuente: Clarín