Este Jueves 21 de septiembre en todo el País se estrena este largometraje con un elenco compuesto por: Imanol Arias, Darío Grandinetti, Hugo Silva, Luis Luque, con participación especial del Roña Castro; guionada por Lucas Figueroa, Juanjo Muñoz en género de Comedia.

El hilo argumental muestra a  Javier (Imanol Arias), español expatriado en Buenos Aires, directivo de una empresa de telecomunicaciones que está a punto de enfrentarse a la semana más importante de su vida, pero todos sus planes se verán truncados por la aparición de un excéntrico personaje (Darío Grandinetti), que hará de su semana un infierno.

Imanol Arias, Luis Luque,  protagonistas –junto a Darío Grandinetti– y el director de la película dialogaron con Funes Hoy sobre la “empatía que genera la comedia con el espectador”, de la “familiaridad” que se generó durante el rodaje y, también, de “las puteadas” elegidas para crear esa  complicidad con el espectador en un lenguaje popular durante noventa minutos se muestra la realidad de la forma en que trabaja una Multinacional, y como deben manejarse los que están funcionando en ella. Rodada en locaciones de España y de Argentina, con un casting mayoritariamente de actores de nuestro país, es una producción de capital cien por cien español.

Según Lucas Figueroa, “Esta comedia de acción comienza cuando Javier se confunde una dirección y comienza a rodar como una bola de nieve que hay que seguir atentamente para llegar a entenderla con filmaciones en Madrid y en Buenos Aires. Pero en la que nos la hemos pasado muy bien y hemos de verdad creado una amistad, no imagino hoy a estos personajes en otros actores. Espero un gran feedback con el público porque en el preestreno las carcajadas surgieron muy espontáneamente, es una peli para toda la familia, salvo por algún insulto y apuesto a que funcione muy bien porque en cada sector etario hay algo interesante, para los jóvenes la precariedad laboral, para los ancianos el sentir la inutilidad que se marca en esa franja, pero salís riéndote por el final que reconforta, pero si a los días siguiente analizas el argumento, te carga un poco de ira por esas cosas que vas descubriendo al recorrerla, que por cómo está narrada, no llegas a ver en el cine".

Imanol cuenta, “Javier es un español que intenta rehacer su vida luego de una muy mala experiencia en la compaña donde trabajaba, llega a Argentina y se encuentra con una realidad tan compleja, tan diferente en una sociedad tan rica, que cree que ha encontrado su sitio e intenta adaptarse y dentro de eso adquirir su lenguaje, adoptando muletillas tipo “tomatelá” y en un momento determinado en medio de una presentación para marcar esa pertenencia Argento dice, “vete a la reconcha de la lora de tu puta madre“ en un homenaje a la lengua española que no es la misma pero que se parece, ya que en una encuesta Argentina es el país con insultos más grosos. Y buscábamos lograr ese lenguaje cómplice en la película. Me he sentido genial trabajando en esta peli, y como soy en esencia actor necesito trabajar permanentemente, y me han tratado muy bien aquí como amigo, como compañero y como no estoy dentro de la Grieta, me la paso cómodo. Si bien me han exigido mucho he salido airoso y he mantenido ese nivel de trabajo. En esta película se ha invertido un gran presupuesto eso también ayuda. Me la paso fantástico aquí. Para componer este personaje me costó mucho, yo no me creo nada gracioso, pero consideré que no es como tú te crees sino la forma que tenga el otro de verte, entonces vi que para armar un buen sándwich es necesario encontrar un pan de miga de calidad, imprescindible y una buena salsa de mayonesa, esta pavita insignificante, metida en ese sándwich adecuado empieza a cobrar relevancia, con este gran elenco he logrado hacerme desopilante".

Luis Luque, dice, “cuando me llegó el guion se lo di a leer a Silvia (Kutika, su señora, actriz), porque tiene mucho criterio, ella me dijo; léelo está bueno, recién entonces lo leí, me preocupó el uso de ese lenguaje, pero confié y me entregué al director para que me ordene en mí caos y me guie, dejándome algo de vuelo en la creación del personaje, y aquí estamos, somos familia ahora. Seguramente este personaje tenga mucho de mí, porque yo lo compongo hasta enamorarme, y cuando eso pasa me quedo un largo tiempo ahí, yo me largo a jugar, primero es inevitable sentir ternura, para mí por el personaje y ahí lo adquirí en un 50%, luego cuando encuentro la contradicción, llego a un 80 y luego todo lo demás es intuición”.