Se hizo famoso por desobedecer a su madre "antivacunas"

Miércoles 6 de Marzo de 2019 · 08:55

Ethan Lindenberger, el chico  que pasó sus primeros 18 años sin ninguna vacuna. Pero en diciembre, contra el consejo de su madre, fue a vacunarse, un acto de rebeldía que le valió una invitación al Congreso de Estados Unidos.

El caso irrumpe con toda potencia mientras crecen de manera sorprendente en todo el mundo -y también en Argentina- movimientos que rechazan las vacunas, repudian la alimentación basada en la industria, desconocen el Estados o llegan a poner en duda que la Tierra sea redonda. Se tratan de conocimientos inarticulados, en los que se repiten las teorías conspirativas y la existencia de un conocimiento hermético al que solo pueden acceder algunos "elegidos".

"Crecí con una madre que cree que las vacunas son peligrosas, y que hablaba abiertamente sobre sus puntos de vista tanto en internet como en persona", testificó este estudiante de secundaria el martes ante senadores estadounidenses, junto a expertos y un funcionario de salud pública.

El joven se ha convertido en pocas semanas en un héroe de los activistas en favor de las vacunas en Estados Unidos, donde expertos y funcionarios debaten sobre los "bolsones" de personas que rechazan las vacunas, causando actualmente varios brotes de sarampión en lugares como Francia, Italia, Brasil y Ucrania.

Los movimientos anti vacunas son especialmente activos en Estados Unidos, pero también hay militancia en la Argentina (foto AFP)© Proporcionado por Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. Los movimientos anti vacunas son especialmente activos en Estados Unidos, pero también hay militancia en la Argentina (foto AFP)

"Fue una progresión lenta empezar a ver las pruebas", dijo Ethan, en traje y corbata ante el comité de Salud del Senado. "Me intrigaba que tanta gente refutara a mi madre".

Internet, fuente de desinformación

En su exposición, Ethan Lindenberger confesó lo que muchos sospechaban: era en Facebook donde su madre se informaba sobre el tema. Él, en cambio, comenzó a informarse en los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), autoridad sanitaria en Estados Unidos, así como en organizaciones de salud pública y en revistas científicas.

Pero cuando le mostraba a su madre artículos científicos que señalaban, por ejemplo, que la vacuna MMR (contra el sarampión, las paperas y la rubéola) no causaba autismo, ella le respondía: "Eso es lo que quieren que pienses".

Ethan se volvió famoso en noviembre, cuando publicó un artículo en la red social Reddit titulado: "Mis padres son un poco estúpidos y no creen en las vacunas. Ahora que tengo 18 años, ¿adónde voy a vacunarme? ¿Puedo vacunarme a mi edad?".

Muchas vacunas son teóricamente obligatorias en Estados Unidos para ir a la escuela. Pero 47 de los 50 estados permiten exenciones por razones "personales", "filosóficas" o "religiosas". Incluyendo el suyo, Ohio. En California, Misisipi y Virginia Occidental sólo se permite por motivos médicos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es necesario que el 95% de la población esté vacunada para alcanzar "el umbral de inmunidad del grupo" ante una enfermedad. Ethan recibió miles de respuestas, hasta el punto de ser descubierto por varios medios... y senadores.

En el Congreso de Estados Unidos

El senador republicano Lamar Alexander, presidente del comité de Salud, ironizó sobre la tensión que el tema debe generar en el hogar del joven. "Me gustaría ser invitado a la cena de Acción de Gracias en su casa", dijo.

"Saludo su espíritu crítico", afirmó otro senador, el demócrata Tim Kaine. La madre de Ethan no testificó públicamente. "Sigo tratando de ser lo más respetuoso y amable posible con ella y de mostrarle la verdad", dijo Ethan a AFP tras la audiencia. "Creo que ella entiende que esto es importante para mí. Eso es suficiente para la relación", añadió.

De hecho, Ethan, que vive con su padre y quiere ser pastor, cree firmemente que el rechazo a la inmunización por parte de su madre se basó en un buen sentimiento. Sobre todo, en sitios y redes sociales consultados por su madre que multiplican las "anécdotas" en ausencia de estudios rigurosos.

"La gente realmente no reacciona a los números y los datos", dijo el joven. "Mi madre reafirmaba que su posición era correcta porque conocía casos, pero las correlaciones no son lo mismo que la causalidad". Y apuntó: "Las fuentes que difunden desinformación deben ser la principal preocupación del pueblo estadounidense".

Según Ethan, las historias personales deben ser respondidas por historias igualmente personales sobre las muertes y las complicaciones de enfermedades infecciosas contra las cuales existen vacunas.

"Convencer a los padres de que (...) sus hijos corren peligro, es la mejor manera de hacer que las personas cambien de opinión", dijo. Él mismo tiene cuatro hermanos y hermanas menores, y trata de persuadirlos. "Hasta ahora ha habido una inclinación sustancial hacia mi lado"