Los costos fueron analizados uno a uno para cada Items y si bien algunos superan el 100%, otras cuentas no superan el 12%, esto hace que en el porcentaje que llega al vecino, el aumento promedie el 42%.

Desde el año 2017 que esto no sucedía en la ciudad.

Por este motivo conversamos con el Concejal Pedro Giantenasso, autor del Proyecto, “El último aumento de la TGI había sido en noviembre del 2017, el ejecutivo no solicitó un ajuste durante el año pasado, pero se venía ya arrastrando un proceso inflacionario muy grande en el país, por lo que yo consideraba que habría que haber hecho un ajuste, en ese momento el ejecutivo respondió que no, que podía funcionar así, que los números les cerraban. En marzo presentamos nuevamente una solicitud para aumentarlas, como estábamos en proceso eleccionario otra vez lo rechazaron. Insistí que fuera el que fuera el resultado de las elecciones había que incentivar este incremento, ya que se venía viendo que no estaban cerrando los números en el Municipio. Esto se debe a que existe una cláusula gatillo para que el salario de los trabajadores no sea adsorbido por la inflación, sumado al aumento de insumos: combustible, material para el arreglo de calles, lámparas de alumbrado público, etc. que marcaban que había una necesidad.

Ahora el ejecutivo solicitó un aumento del 80 %, y si bien soy un convencido de que es necesario, no me parece hacerlo en tan alto porcentaje de una vez, por la situación económica que está sobrellevando el vecino.

Por eso trabajamos en el estudio de cada uno de los Items que más lo justifican. Con esto en la primer  etapa la  TGI se recargará un 28 %,  hasta llegar a una segunda con una suba de 42%.

Mi concejalía se define por ser de una oposición responsable, por eso sumamos una formula polinómica como herramienta a utilizar desde el 1° de enero al 31 de Agosto del año 2020, integrada por el aumento salarial, el costo del combustibles y la inflación, para ajustar trimestralmente las TGI, durante 3 periodos. Con esto, el próximo Intendente podrá paliar esta situación que estamos viviendo de no alcanzar siquiera a pagar en tiempo y forma el salario de los empleados.

Funes tiene 24.500 cuentas a cobrar que sumarían entre 12 y 13 Millones mensuales, de estas abonan entre un 45 y un 48%, o sea que se recauda la mitad, lo que implica una suma  mensual por TGI de casi 7 millones pero el costo salarial mensual es de casi 30 Millones de pesos.

Por eso el Municipio hoy tiene un problema financiero, no porque no lo alcance a juntar, ya que cuenta con otros ingresos como los permisos de obras, tránsito y otras cuentas, pero demora para obtenerlo hasta el 20 o 25 de cada mes. Desde hace 3 meses abona sueldos en forma desdoblada. Habían comprometido para esta semana abonar un 40% y pagaron un 30%. Esto deriva en un paro que a su vez marca un desmejoramiento en la prestación de servicios.

También afecta a la economía de la ciudad por la gran cantidad de empleados públicos que bajan sus consumos.

Son tres factores los que influyeron en la situación actual del Municipio, el primero es el proceso inflacionario, que transcurrió sin un aumento de tasas; segundo un mal manejo de los fondos ya que se utilizaron dineros de cuentas especiales como FAE, Bomberos, Clubes…para abonar salarios y proveedores; y por último la baja en la coparticipación, el no percibir más el Fondo Sojero. Sumados esos 3 factores hemos obtenidos este resultado que es la importante crisis económica que sufre Funes”, afirmó el Concejal Giantenaso.