Ricky Martin revolucionó la alfombra roja de la 61° entrega de los Grammy Awards al acudir acompañado de su hijo Matteo y su esposo Jwan Yosef.

Si bien el astro boricua estrenó nuevo look, fue su hijo Matteo, uno de sus mellizos de 10 años, el que acaparó todas las miradas en la alfombra roja de la premiación que se llevó a cabo en el Staples Center de Los Ángeles, California.

El astro boricua suele publicar fotos junto a sus hijos y también ha realizado sesiones fotográficas para revistas junto a ellos y su esposo. Sin embargo, es la primera vez que uno de los pequeños se anima a enfrentar los flashes de una premiación. El pequeño transitó la alfombra con una gran sonrisa, un look rockero, de la mano de su papá y con Jwan como guardaespaldas.

Las redes sociales rápidamente se llenaron de mensajes elogiando a Matteo y a su papá, por supuesto.

El cantante puertorriqueño junto con J Balvin, Camila Cabello y Arturo Sandoval tuvieron a cargo una gran apertura de los premios. Juntos hicieron un popurrí de "Havana", "Pégate" y "Mi gente".

Fue un paso histórico para la Academia de las Artes y Ciencias de la Grabación que hasta entonces había limitado las presentaciones de artistas latinos dentro de la transmisión.

“Es un gran momento para la música y estoy orgulloso de ser parte de él”, dijo el padre de Matteo, Valentino y Lucía, quien llegó a las vidas de Ricky y Jwan en diciembre pasado a través de la subrogación de vientre.