El Ministerio de Salud Pública (MSP) informó que ha detectado casos de infección por la bacteria llamada “Vibrio vulnificus” en Punta del Este, Montevideo, Canelones y Maldonado. En lo que va de 2019, se notificaron cuatro casos graves, de los cuales tres fallecieron. Todos ellos presentaban patologías previas.

“Un 90% de estos casos, en el mundo, se asocian al consumo de frutos del mar poco cocidos o crudos. Infrecuentemente, la infección puede adquirirse al ingresar al mar con heridas abiertas, especialmente en personas añosas, portadoras de enfermedades que afectan el sistema inmune”, explicó el MSP.

Los turistas que este miércoles a raíz del intenso calor poblaron en gran número las distintas playas de Punta del Este se encontraron con una sorpresa: una bandera roja con una cruz verde (bandera sanitaria) que ondeaba sobre la caseta de los guardavidas les recomendaba no bañarse.

¿La causa?

Una fuerte presencia de algas verdes en el mar, llamadas cianobacterias, que pueden traer serias consecuencias para la salud, fundamentalmente para las personas que tienen heridas abiertas, que son las que están expuestas a mayores riesgos. Además del malhumor de la gente (la mayoría acató la recomendación y no tuvieron contacto con el agua), el fenómeno generó inquietud y ansiedad, fundamentalmente para saber cuándo las condiciones volverían a la normalidad.

Este jueves por la tarde, Betty Molina, directora de Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado, confirmó que desde mañana finalmente todas las playas del principal balneario uruguayo van a ser habilitadas para baños. “Esto se dio porque está entrando una corriente de fría, que viene desde el sur, y que cambia las condiciones del agua, que deja de ser favorable para el desarrollo de estas cianobacterias que se reproducen en aguas con alta temperatura”. En la víspera, la temperatura del mar en distintos sectores de la playa mansa trepó hasta los 27 grados, algo que se da en pocas ocasiones.

De todos modos se trata de una infección que “puede ser grave y en algunos casos mortal, por lo que se recomienda evitar el consumo de productos del mar poco cocidos o crudos (así como su manipulación sin medidas de protección) y de igual modo, evitar el ingreso al mar con heridas o cortes en la piel”.

 La enfermedad inicia entre tres a siete días después de la exposición, y generalmente causa fiebre, escalofríos, dolor, edema y enrojecimiento de la piel (usualmente en lesiones o heridas previas), pudiendo presentar lesiones bullosas con contenido serohemático (celulitis dolorosa de rápida progresión) y evolucionar en algunos casos a una fascitis necrotizante (infección grave de la piel que se propaga rápidamente) y cuadros más graves con shock séptico.

La bacteria puede encontrarse en aguas marinas costeras y estuarios en zonas de climas tropicales y subtropicales que poseen grado moderado de salinidad y temperaturas que usualmente superan 18 °C.