Lo que en primer medida pareció ser un motín terminó siendo un fuerte pelea entre presos que estaban alojados en la sede de la Comisaría 7º de San Lorenzo. Según pudo saber SL24, dos presos atacaron a un tercero y eso desencadenó los hechos.

Cuando uno de los policías que presta servicios en esa comisaría intentó interceder para separar a los presos, uno de éstos lo atacó arrojándole agua hirviendo. En principio, sólo recibió heridas superficiales en la zona del abdomen.

Tras ello arribaron refuerzos del Comando Radioeléctrico y se disipó la situación. Los revoltosos presos fueron derivados a la Alcaldía de la Unidad Regional XVII.

Fuente: SL24