Por qué el "dólar Alberto" a $60 es mucho más que una locura de los mercados

Lunes 12 de Agosto de 2019 · 13:04

En el equipo del Frente de Todos se imaginaban asumiendo con un tipo de cambio ultra competitivo.

Suba del dólar, del riesgo país y "espiral inflacionaria": qué esperan los economistas tras las PASO 2019

Luego de los resultados, operadores bursátiles prevén un salto del dólar y un derrumbe de acciones y bonos El dólar saltaba en la mañana frenética del lunes 12 de agosto después del impactante e inesperado triunfo del Frente de Todos en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). 

En ese contexto, hay dos certezas que se esperaban en el equipo económico del posible próximo presidente Alberto Fernández y que empiezan a cumplirse: una, que llegarían al poder luego de una turbulencia económica importante; y otra, que eso gatillaría un dólar más cercano a los $60 para diciembre de 2019, una cotización que se descontaba en los mercados de futuros en la previa pero está anticipándose ahora.

Según se pudo saber, entre los economistas que asesoran a Fernández en el Grupo Callao, creían que una cotización de $60 implica un tipo de cambio competitivo similar —en términos reales— al que se había alcanzado con la devaluación que lo había llevado a $42 en octubre de 2018, antes de que la inflación comenzara a carcomer esa mejora. Encuestas en la mira: ninguna acertó la ventaja de Alberto Fernández

Con ese punto de partida, aseguran, luego “hay que dar señales de que acompañará a la inflación durante todo el mandato”, explicaban hasta hace algunos días entre quienes tienen más experiencia en el manejo cambiario en el entorno del dirigente justicialista.

El gran dilema, claro, es que el “dólar Alberto” en $60, se imaginaba desde el espacio opositor, aparecería después de “unos días de caos” en una transición corta, entre una eventual segunda vuelta en noviembre y la asunción en diciembre. El sorpresivo triunfo nacional, con 15 puntos de diferencia, sobre el presidente Mauricio Macri funcionó como una virtual primera vuelta y adelantó esos planes.

Que la victoria haya asomado tan rápido luego de las primarias y a más de cuatro meses del cambio de mando, suma, sin embargo, un interrogante: ¿habrá una estrategia conjunta o señales combinadas entre el gobierno saliente y su sucesor para frenar la corrida?

Lograrlo o no puede marcar la diferencia entre que el modelo Alberto ya tenga su “dólar ideal”, o sólo el disparador de una crisis que incluso hasta complique el inicio de su mandato.