“Stealthing”. Así se denomina a esta polémica conducta en la que el hombre decide sacarse el preservativo sin que la pareja lo note. La perversa moda fue estudiada por la estadounidense Alexandra Brosky, quien publicó un artículo en la revista académica Columbia Journal of Gender and Law, en el que aseguró que este hecho es bastante común y quienes lo llevan a cabo lo justifican como un “derecho natural masculino”.

Al respecto, Miguel Pedrola, coordinador de AHF Argentina aseguró: “Es fundamental hablar sobre el uso del preservativo, el método más eficaz para reducir la transmisión del VIH y de otras de infecciones sexuales como la gonorrea, la clamidia, las hepatitis virales, la sífilis, el herpes genital o el Virus del Papiloma Humano (VPH) y el virus Zika”.

Durante 2016, AHF Argentina realizó 30.013 tests de VIH en 14 provincias de todo el país, y efectuó un relevamiento a todas las personas que se testearon. Los resultados arrojaron que sólo el 14,5% utilizó siempre el preservativo, mientras que el 65% lo hizo en algunas oportunidades y el 20,5% reconoció no usarlo nunca.

“La eliminación no consensual del preservativo durante las relaciones sexuales expone a las víctimas a riesgos como un embarazo no deseado y a infecciones de transmisión sexual”, sostiene Pedrola.

*Asesoró Miguel Pedrola, coordinador de AHF Argentina. MN: 11668