Intratable en la semifinal, se clasifica para el último duelo del Open de Australi | Perform

Rafa Nadal alcanza su quinta final del Open de Australia tras deshacerse con contundencia de una de las revelaciones del torneo, Stefanos Tsitsipas. El balear ganó por 6-2, 6-4, 6-0 en poco menos de dos horas en otro triunfo rápido del tenista de Manacor.

Calor intenso y lleno absoluto en la Rod Laver Arena para recibir a la primera semifinal del cuadro masculino del Open de Australia 2019. Empezó con tensa calma el partido con ambos jugadores midiendo sus fuerzas y anotándose sus primeros juegos con relativa facilidad. Pero poco le duró la oposición al de Atenas que en el tercer juego vio como su rival conseguía el primer break del encuentro, una vez más, gracias a una gran derecha, el arma infalible de Rafa en este torneo.

Los tres juegos siguientes se los anotaron en blanco los dos tenistas, dispuestos a no ceder ni un centímetro a su rival. Y entonces llegó el séptimo en el que Nadal remontó dos bolas abajo y acabó por conseguir un nuevo break que le acercaba peligrosamente a la victoria en el primer set. Y no falló con su servicio, dando una vez más una exhibición de buen tenis, con dejadas en la red y primeros saques ganadores. 6-2 en el marcador y un paso adelante hacia la final.

La respuesta del griego no se hizo esperar y en el inicio de la segunda manga comenzó llevándose su juego en blanco. Eran los momentos de mayor igualdad en la pista con Tsitsipas dispuesto a igualar la contienda y con un Rafa sólido cediendo  muy pocos puntos. El de Atenas utilizaba en esos momentos sus mejores armas e incluso llegó a remontar tres bolas de break, desde 0/40, en el quinto juego lo que le dio una extra de moral para seguir adelante. Pero la buena voluntad no fue suficiente y en el noveno juego el de Manacor se puso el encuentro de cara consiguiendo el primer break y sirviendo para el 6-4. Con el juego en blanco y toques de maestro zanjó la manga el balear que consiguió desesperar a su rival.

Como en los dos sets anteriores, comenzó sirviendo el tenista afincado en Chipre pero la película fue muy diferente esta vez con Nadal rompiendo el saque de su rival y poniéndose por delante ya desde los primeros compases. A partir de ahí sólo hubo un jugador en la pista. Rafa impuso su juego ante un Tsitsipas desesperado y sin ideas que con el segundo break se rindió al tenis del balear que avanzaba como una apisonadora hacia la final. Con un gran primer servicio y remontando una bola de break en contra, finalizó el número dos del mundo el encuentro en una hora y 48 minutos.