Miguel Lifschitz y Margarita Stolbizer sólo ven posible un frente con Alternativa Federal

Viernes 4 de Enero de 2019 · 09:39

El gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz, la jefa del GEN Margarita Stolbizer y el dirigente radical Ricardo Alfonsín están convencidos que un espacio progresista tiene que jugar en las elecciones presidenciales de octubre.

Pero no sólo, porque saben de sus limitaciones. Por ahora, la principal referencia que tienen como potencial aliado para armar un frente transversal es Alternativa Federal, el espacio que tiene como protagonistas a Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Pichetto y Juan Schiaretti.

El diputado Martín Lousteau, en una entrevista con Clarín, había asegurado que el oficialismo debería ampliarse cuanto antes y sumar a dirigentes como Lifschitz y Stolbizer, que “pueden enriquecer Cambiemos”.

Rápidamente, el socialista y la ex diputada salieron a rechazar el convite. El gobernador de Santa Fe afirmó que el socialismo tiene “un posición crítica” respecto del gobierno de Mauricio Macri.

Stolbizer argumentó que no pueden ser parte de Cambiemos “porque la coalición de gobierno no cree en la política ni en el Estado; ha rechazado un pacto social y no ha cumplido ninguna de sus promesas electorales”. Y, por las dudas, aclaró que tampoco podría aliarse con Cristina Kirchner porque “nos hundieron en la mezcla de pobreza, aislamiento y corrupción. Y porque no promovemos una vuelta al pasado”.

Lifschitz, Stolbizer y Alfonsín, con realidades dispares, están armando una alternativa socialdemocrata, a la espera que el mapa 2019 de fuerzas y competidores aclare porque todavía proliferan las dudas. Si el peronismo irá dividido o finalmente habrá unidad con el kirchnerismo; si se desdoblarán las elecciones en la provincia de Buenos Aires. Y, sobre todo, qué pasará con la economía.

“Estamos en conversaciones”, dice Lifschitz a este diario. identifica como sus interlocutores a Roberto Lavagna y algunos gobernadores como Juan Schiaretti y Gustavo Bordet. También, aunque intermitente, a Massa. No hay aún avances concretos pero sí una coincidencia que puede ser clave para una futura amalgama electoral: construir una tercera propuesta que rompa con la polarización, esgrime el socialista.

Cree que el armado, “lo antes posible”, debe ser transversal y, además de Alternativa Federal incluir también “sectores afines al radicalismo” y por qué no también del PRO, descontentos con el Gobierno. Sobre todo si el escenario económico se agrava.

Stolbizer abona esa visión. “Queremos fortalecer un espacio socialdemócrata con nuestra propia identidad y darle volumen y visibilidad. No somos ni seremos PJ nunca. Pero sí podemos ir a una coalición electoral”, define la ex diputada que nunca interrumpió su diálogo con Massa, con quien ya formó en alianza para los comicios legislativos del 2017.

La situación de Alfonsín, la tercera pata del polo progresista, es distinta. Porque al integrar la Unión Cívica Radical, aunque no lo acepte y sea crítico de la gestión de Gobierno, es miembro de Cambiemos. El dirigente bonaerense pretende que la UCR vuelva a discutir y definir con qué fuerzas establecerá alianzas en los comicios de este año, con un particular argumento.

Alfonsín considera que la alianza electoral Cambiemos, que el radicalismo votó en la Convención de Gualeguaychú en abril de 2015, expiró porque “sólo era para afrontar las elecciones de hace cuatro años”. Por eso exige que se cumplan “los mecanismos de decisión partidarios” y vuelva a debatirse si la UCR sigue o no en Cambiemos.

“Yo voy a permanecer en la UCR siempre y cuando se respeten los mecanismos de decisión como la Convención y se discutan las políticas de alianzas”, asegura a Clarín.

Del lado de Alternativa Federal, los principales promotores de una coalición con los dirigentes progresistas son el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, Schiaretti y Massa.

En un encuentro reciente con Lifschitz, Schiaretti destacó las coincidencias del socialista y Alfonsín con Alternativa Federal y la necesidad de trabajar para “superar la grieta” e ir juntos en las elecciones.

Cerca Urtubey, que también tiene afinidad con Lifschitz, evalúan que lo ideal sería que el socialista compitiera en una gran interna contra Massa y el mandatario salteño.

En tanto en el massismo, afirman estar muy interesados en una alianza con los dirigentes progresistas para pelear contra la polarización