El Campeón argentino de peso pesado Matías "Matador" Vidondo brindó un Seminario de Boxeo el pasado sábado 22 de abril, en el Gimnasio Tao Gym de Funes. El prestigioso deportista neuquino, que reside en la ciudad vecina de Rosario fue invitado por el instructor Gastón Medina quien lleva adelante el establecimiento desde hace 26 años en la localidad funense.

Vidondo además de la parte exclusivamente deportiva, ofreció a los alumnos una charla acerca de su carrera en el boxeo y sus vivencias desde su llegada a Rosario, pasando por su incursión en la carrera de medicina, la cual aún tiene vigente dentro de sus planes para convertirse en Traumatólogo cuando rinda las materias pendientes.

En entrevista exclusiva con funeshoy, el boxeador de 40 años expresó, "desde hace tiempo venimos charlando con Gastón el poder llegarme a Funes a brindar este seminario a sus alumnos y ciudadanos que quieran participar".

"Sé que soy un boxeador atípico, tuve otras posibilidades en la vida, que muchos no tienen, y he conocido grandes personas con una calidad humana increíble".

Al consultarlo por los boxeadores que admira dentro del cuadrilatero, dijo; "Me gustaba el chino Maidana, por los huevos que le metía a las peleas, Cuenca me parece un gran boxeador, el toro Domínguez, una gloria del boxeo, Maravilla Martínez, quien fue un gran atleta, hizo diferencia con su inteligencia, con su gran movimiento de piernas. A nivel internacional Muhammad Ali, MikeTyson, Evander Holyfield, y actualmente uno de los mejores que hay es Luis Ortíz, el que me ganó a mí en el Madison Square Garden y la verdad que es muy duro perder, pero es menos duro perder con el mejor".

Matías hace 17 años que entrena como boxeador, siete años que está en el profesionalismo y cuenta con 24 peleas, de las cuales 18 fueron por nocaut,  1 por puntos, 1 empate y 2 derrotas.

"De todas las peleas tengo un recuerdo, la primera por ser el debut, la segunda porque fue la segunda, y cuando gane el título argentino fue muy importante, porque soy un deportista y pelear en el Madison es increíble, es por eso que cada pelea me deja un recuerdo".

"Me interesa transmitir el deporte desde otro lugar, no me gusta que la gente conozca el boxeo por alguien que está preso o por ir a un bailando como la Mole Moli, a mí la gente me conoce por boxear".

"El día que me caguen a trompadas será el último día que me suba a un ring, cuando vea que no puedo esquivar las piñas, o sienta que me pueden lastimar para siempre, voy a dejar de boxear".

"A todos los chicos que quieren empezar a boxear les aconsejo que lo hagan enserio, que nos un juego, que nosotros peleamos. Que se preparen para sortear un montón de situaciones que los van a dejar de rodillas, pero lo importante es levantarse y seguir, porque al final el premio es más que satisfactorio",culminó Vidondo.