Impresión 3D: células madre combaten lesiones en la médula espinal

Jueves 16 de Agosto de 2018 · 09:30


Un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos) ha desarrollado unos pequeños andamios impresos en 3D que han sido fabricados con células madre de tipo neuronal para tratar estas complejas lesiones.

Por las limitaciones que acarrean y la dificultad para encontrar una forma óptima de corregirlas, las lesiones en la médula espinal son francamente complicadas para los profesionales sanitarios. Conscientes de esta problemática, un equipo de investigadores de la Universidad de Minnesota(Estados Unidos) ha ideado una posible solución.

Se trata de unos pequeños andamios impresos en 3D que han sido fabricados con células madre de tipo neuronal. De hecho, los científicos ya han creado un primer prototipo, con el que se busca unir las dos partes desconectadas de la médula espinal. Según indica el grupo de trabajo, este dispositivo podría llevar a una recuperación significativa de las habilidades funcionales en aquellos pacientes con lesiones notorias, según publica el portal consalud.es.

"Esta es la primera vez que alguien ha podido imprimir directamente en 3D células madre neuronales derivadas de células humanas adultas en una guía impresa en tres dimensiones"

"Esta es la primera vez que alguien ha podido imprimir directamente en 3D células madre neuronales derivadas de células humanas adultas en una guía impresa en tres dimensiones y hacer que las células se diferencien en células nerviosas activas en el laboratorio", ha explicado Michael McAlpine, coautor del estudio que aparece en la revista científica Advanced Functional Materials.

El proceso, prosiguen los investigadores, implica cosechar primero las células de un paciente y, posteriormente, convertirlas en células madre neuronales. Acto seguido, las células se imprimen en una guía de silicio que mantiene las unidades morfológicas vivas.

En este contexto, los expertos del centro académico americano apuntan que uno de los grandes desafíos era asegurarse de que las células permanecieran con vida durante el proceso de impresión. En las pruebas previas, los investigadores lograron que aproximadamente el 75% de las células impresas permanecieran vivas y listas para la implantación.

Fuente: Rosario3