El miércoles a la tarde la Guardia Urbana Municipal de Rosario, con colaboración de la Policía local, montó un operativo de control de tránsito en Presidente Roca y Arturo Illia. Allí los uniformados intentaron detener a un muchacho que se movía en una moto Honda Tornado de 250 centímetros cúbicos y se llevaron una sorpresa.

Es que cuando le hicieron señas al motociclista él, lejos de acatar, aceleró su vehículo y pasó a toda velocidad junto al control. De acuerdo a lo que contaron fuentes oficiales, un grupo de policías fue tras sus pasos y lo vio arrojar —en Velez Sarsfield al 200— un ladrillo sobre una alcantarilla de la zona, que finalmente no cayó por el desagüe.

El conductor de la Tornado finalmente fue arrestado en Candido Carballo al 100 y quedó detenido, en una situación difícil. Es que, de acuerdo a lo que señalaron desde el Ministerio de Seguridad, el paquete que descartó era un ladrillo de marihuana.

Fuente: Rosario Nuestro