Un 25 de septiembre, pero de 1988, Gabriel Omar Batistuta debutaba oficialmente con la camiseta de Newell’s en una derrota de la Lepra 1-0 frente a San Martín de Tucumán como visitante. En su cuenta de Twitter, el segundo máximo goleador histórico de la selección argentina, recordó ese momento.

El Bati sólo pudo jugar poco más de una temporada en la entidad del Parque Independencia, y en 1990 fue transferido a River, posteriormente pasó por Boca para recalar luego en el que fue su lugar en el mundo: la Fiorentina de Italia. Roma, Inter y el Al-Arabi de Qatar completan su notable carrera.

Vestido de rojinegro, el oriundo de Reconquista, Santa Fe, disputó 29 partidos y anotó diez goles dentro de un muy buen equipo que comandaba Marcelo Bielsa, el hombre que le pidió que adelgace, se ponga en forma, y lo iba a tener en cuenta. Una década más tarde, fue “su 9” en el seleccionado nacional.

Fuente: Rosario Nuestro