Esta mañana alrededor de las 8:30 horas, un delincuente  armado ingresó al negocio de calle Tucumán al 1330. Cuando llegamos al kiosco Florencia, la víctima, se negó a ser entrevistada por temor. Cristina la titular nos relata, “parece increíble, esta mañana me sentía un poco enferma, entonces me fui a recostar,  Flopi  estaba atendiendo sola el negocio. De golpe viene y se tira a mi cama llorando porque le habían robado. Resulta que primero vino un presunto cliente a preguntar por algo y se fue, seguro para estudiar el lugar, al rato entra un joven sorprendiendo a Flopi, mi hija, con la excusa de realizar una carga de teléfono celular,  la apunto con un arma y le exigió todo el dinero que tenía en la caja".

y agregó ; "Con un casco que dejaba  el rostro descubierto, mostrando impunemente su mano tatuada, un hombre de unos 32 años más o menos.  Todo fue muy rápido, siento que estamos abonados a ser presa de malvivientes. Nos han robado de día de noche, con el negocio abierto, cerrado, en días feriados…"

"Trabajamos 14 o 15 horas por día, esto te indigna, porque se llevan todo el fruto de nuestro negocio familiar. Te quitan las ganas de seguir adelante.

Rescato que mi hija este bien y ruego que no vuelva a pasarnos, pero con ellos nunca se sabe…"

"El monto sustraído no puedo precisarlo, pero era bastante.  Nosotros comenzamos a las siete de la mañana por el mayor flujo que tenemos antes del horario escolar y porque la gente viene temprano a comprar antes de desayunar y se lleva las mercaderías para el día.

Vinieron los agentes de policía a relevar el hecho, pero todavía no tenemos ninguna novedad”, culmino Cristina.