Este fin de semana comenzará la 70ª temporada de la categoría y la escudería italiana renueva la ilusión para cortar su racha sin títulos.

La Fórmula 1 pone en marcha su 70ª temporada con la mirada central puesta sobre su equipo emblema. Decir Ferrari es decir Fórmula 1. No hay una sin la otra. Sin embargo, esta vez la atención es diferente. Al menos sobrevuelan en el ambiente de la máxima categoría aires de confianza sobre el equipo de Maranello. Y esa presunción, al menos, comenzará a concretarse -o no- a partir del próximo fin de semana, con el Gran Premio de Australia, fecha inaugural de la temporada 2019.

Por la larga racha negativa de 10 temporadas sin ganar la Copa de Constructores y 11 sin tener un piloto campeón, Ferrari busca quebrar ese lapso de malas noticias. Si bien apenas dos semanas fueron las que se usaron como pretemporada, la sensación generalizada es que Ferrari comenzará de manera muy competitiva.

Las pruebas en el trazado español de Montmeló otorgaron ilusiones para los tifosi. El flamante modelo SF90 no sólo llamó la atención por ese rojo mate, combinado con negro, que atrajo a todos. Los tiempos ubicaron al vehículo italiano en la cima.

Es cierto que aparecieron algunos inconvenientes, como el despiste de Sebastian Vettel o algunos detalles de confiabilidad, que dijeron haber subsanado. No todo pasa por la técnica. De hecho, en las últimas dos temporadas había sucedido algo similar y con el triunfo en Melbourne inclusive el título se fue para las huestes de Mercedes.

Ferrari deberá demostrar que está firme y que no sufrirá caídas durante el año, sobre todo como en 2018, cuando dominaba el certamen y a mitad del campeonato perdió el rumbo. Esta vez será interesante el lugar que ocupará el joven francés Charles Leclerc, una de las grandes promesas en la F1..

¿Aceptará las reglas de juego del tetracampeón Vettel o, al contrario, se calzará el buzo amenazante de un coequiper sumamente veloz? Para el ex piloto David Coulthard, ahora presentador en la F1, la explicación se grafica con un ejemplo futbolero: “Ferrari tiene a Messi y a Messi Junior. Es así de sencillo”.

En la vereda de enfrente está Mercedes. El dominador absoluto de la Fórmula 1 mantuvo al plantel. Equipo que gana no se toca. Toto Wolff, máximo responsable del equipo plateado, dispone del quíntuple campeón, Lewis Hamilton, secundado por Valtteri Bottas.

“No se trata de ser los más rápidos. El que mejor se adapte a las nuevas reglas y a los neumáticos (habrá 5 compuestos y Pirelli elegirá 3 para cada GP) será el vencedor”, aseguró Wolff.

Si bien en las pruebas el equipo alemán mantuvo constancia y simulaciones de Grandes Premios, nadie ubica al W10 más rápido que la Ferrari. “Estamos a medio segundo de Ferrari”, fue la sorpresiva reacción del campeón Hamilton, que también advirtió que el resto de los equipos “está mucho más cerca que antes”.

La frase alarmista del británico para muchos es una mera pronunciación que no condice con la realidad. Pero sí es cierto que desde que la F1 atraviesa la era híbrida, Mercedes no es contundente.

¿El resto? Red Bull quiere volver a los primeros planos. El gran interrogante para los autos que conducirán Max Verstappen y Pierre Gasly, quien protagonizó un espectacular accidente en Barcelona, es si ahora con los motores Honda podrán estar a la altura de Ferrari y Mercedes o sólo se defenderán del avance del equipo Renault.

Justamente la marca francesa, con Daniel Ricciardo (se desquitó con el piloto australiano ante la negativa de Red Bull de continuar con sus motores) y Nico Hulkenberg (aún no ha logrado un podio en 156 GP) intentará dar el gran avance en la grilla, con aspiraciones más ambiciosas.

Detrás varios equipos buscan definir el destino. Haas, la escudería estadounidense que terminó quinta en 2018, pretende al menos igualar esa marca, de la mano de los motores Ferrari y con los pilotos Romain Grosjean y Kevin Magnussen. Toro Rosso, como siempre será el bunker de prueba de Red Bull, con Daniil Kvyat y el tailandés Alex Albon.

La era pos Fernando Alonso seguramente se sentirá más en McLaren, que cuenta con el español Carlos Sainz y el británico Lando Norris, otra de las esperanzas. La gran experiencia de Kimi Raikkonen está al servicio de Alfa Romeo (ex Sauber) y se contrastará con el italiano Antonio Giovinazzi.

Y en el fondo, el novato equipo Racing Point (ex Force India), con Lance Stroll y Sergio Pérez, tendrá un particular duelo con Williams. Sí, el mismo que supo ser campeón del mundo en 9 ocasiones entre los constructores y con Alan Jones, Keke Rosberg, Nelson Piquet, Nigel Mansell, Alain Prost, Damon Hill y Jacques Villeneuve, ahora busca subsistir con el reaparecido polaco Robert Kubica (vuelve tras más de 8 años desde aquel accidente en el rally) y el campeón de la F2, George Russell.

La Fórmula 1 comenzará a acelerar en el hermoso Albert Park, de Melbourne. Sobre el asfalto australiano se proyectará si la temporada 2019 será tan reñida como parece. Y si Ferrari, de una vez por todas, pone fin a su magra cosecha.

A trasnochar para la acción

El Gran Premio de Australia comenzará con los primeros ensayos que se desarrollarán por la noche de este jueves en la Argentina. De 22 a 23.30 se disputará la primera tanda, seguida en la madrugada del viernes por los entrenamientos, desde las 2 a las 3.30.

La segunda jornada de Melbourne comenzará a las 0 del sábado en nuestro país con el último test, mientras que la clasificación se disputará desde las 3. La carrera será el domingo, a las 2.10 de la Argentina.

La F1 llegó a Netflix

En la previa al GP de Australia, fecha inaugural de la temporada 2019, la Fórmula 1 llegó a Netflix, ya que la plataforma estrenó una serie de la máxima categoría.

Con 10 capítulos dedicados a diferentes equipos y pilotos, con excepción de Ferrari y de Mercedes, la F1 ya tiene su espacio, que para muchos es el inicio de una transformación en la forma de observar el mundo de la singular disciplina.

Los cambios técnicos

A partir de este año, la fisonomía de los Fórmula 1 cambia considerablemente, ya que desde el reglamento se pretenden favorecer los sobrepasos. Para ello se busca reducir las turbulencias y las modificaciones aerodinámicas son considerables.

El alerón delantero es más profundo, más ancho y más alto. No se permiten flaps superiores. El alerón trasero es 100 milímetros más ancho y puede ser 20 milímetros más alto. En tanto, la abertura del DRS (para estimular el adelantamiento) pasa de 65 a 85 milímetros. De esta forma, un auto puede transitar detrás de otro sin variaciones aerodinámicas

Ser el más rápido tendrá premio

Al habitual sistema de puntaje de la Formula 1 (25 puntos para el ganador; 18 al 2°; 15 al 3; 12 al 4°; 10 al 5°; 8 al 6°; 6 al 7°; 4 al 8°; 2 al 9°, y 1 al 10°), a partir de ahora se sumará un punto a quien logre el récord de vuelta durante cada Gran Premio. Para que se acredite, el piloto deberá llegar entre los 10 primeros de la competencia.

Al ritmo de The Chemical Brothers

La Fórmula 1 lanzó un trailer promocional con la nueva canción “We've Got To Try”, de The Chemical Brothers, que se usará de forma recurrente a lo largo del calendario para su promoción. En las imágenes del video se aprecian diferentes momentos del Gran Premio de Australia, como así también de otras competencias.

"Por los que hicieron historia, para los que frenan tarde, para los que arriesgan, para los que rompen los límites. 21 carreras y un objetivo. La carrera está en marcha", expresó la Fórmula 1 en sus redes sociales.

La polémica por el tabaco

Durante décadas, el sostén económico de la Fórmula 1 fue la publicidad de la industria tabacalera. Sin embargo, las disposiciones legales sobre su prohibición obligaron a la máxima categoría a reemplazar esa clase de patrocinio. Sin embargo, aparecieron curiosas maneras de mantener la relación entre algunos equipos de Fórmula 1 con las tradicionales compañías tabacaleras.

En 2018, Ferrari anunció un acuerdo con Mission Winnow, que pertenece a Philip Morris. Tanto los autos como los pilotos mostraban el logo de una suerte de proyecto tecnológico por parte de esa compañía, aunque no había mayores precisiones al respecto. Tal es así que las autoridades australianas dispusieron su prohibición, ya que alegan una infracción a la ley en materia de publicidad del tabaco.

 “Mission Winnow seguirá siendo patrocinador de la escudería Ferrari en 2019”, dijo un vocero de Philip Morris, aunque la marca no aparecerá. “Nuestras activaciones (de marca) serán diferentes en Australia. Anunciaremos los detalles antes de la carrera”, agregó.

La mención Mission Winnow ya había sido eliminada del nombre oficial de la escudería en la última versión de la lista de participantes para la temporada 2019.

Australia es uno de los muchos países que prohíben la publicidad de cigarrillos. La Federación Internacional del Automóvil (FIA) también se opone a este tipo de publicidad. Sin embargo, Ferrari no es una excepción a la regla.

McLaren también abordó un acuerdo con British American Tobacco (en algún momento supo tener su propio equipo de Fórmula 1), al explicar que se formaba “una plataforma global para acelerar el programa de transformación” de BAT. Pero ante la rigidez de los australianos, la empresa tabacalera anticipó que la utilización del logo se definirá apenas horas antes del inicio de la actividad en Melbourne.