Pese a que durante la semana previa al clásico de Rosario la actitud por parte de ambos equipos fue impecable, minutos antes de que llegara el micro de Central al estudio de Newell's se clausuró el vestuario visitante por la presencia de una sustancia extraña.

Según se informó los utileros del Canalla llegaron al vestidor que se le asignó al equipo visitante y se encontraron con un polvo blanco que emanaba un olor raro y que les generó malestar a los presentes (dos de los integrantes de la delegación, según la denuncia de los visitantes, resultaron más afectados). Es así que Rosario Central debió mudarse al vestuario de la Reserva.

Luego de que intervinieron las Fuerzas de Seguridad, hubo una reunión entre dirigentes y árbitros para discutir sobre lo sucedido.

Desde el equipo de Arroyito afirman que personal médico debió atender a sus empleados y que el polvo podría ser amoníaco o cenizas de personas fallecidas.

"Es una situación irregular. Todavía no se puede acceder al vestuario. Yo recién accedí y estoy mal. No tenemos ni utilería ni nada porque está siendo atendida", expresó el vice Ricardo Carloni.

Por el otro lado, la dirigencia de la Lepra expone que luego de que la Policía requisó el lugar, la puerta se cerró como lo exige el reglamento y ningún empleado del dueño de casa tuvo acceso a dicho espacio. Por lo que los directivos locales se despegan de dicha aparición.

Otra de las quejas que exponen los dirigentes del local es que el presidente de Central, Rodolfo Di Pollina, llegó al estadio dentro de un patrullero de la Policía, mientras que la comisión de Newell's había arribado con el micro de los jugadores en el último clásico disputado en el Gigante de Arroyito.

Cabe recordar que en el último enfrentamiento por los cuartos de final de la Copa Argentina 2018 -que se jugó a puertas cerradas por decisión de la Seguridad-, hinchas leprosos habían contratado al brujo Manuel por sus servicios pero fue amenazado de muerte por los simpatizantes del elenco azul y amarillo.

"Hubo un pequeño inconveniente pero la gente de Central puso buena predisposición, así que está todo arreglado y no hay ningún problema.

Están usando los dos vestuarios para que estén más cómodos", explicó el mandatario de Newell's, Eduardo Bermúdez, en diálogo con Fox Sports. Lo concreto es que, en la previa del clásico, el clima ya quedó enrarecido.

Hoy lunes a estas horas de la mañana aún se desconoce si es real la versión de que era solo talco y que el raro olor se debía a los productos de limpieza. Lo cierto era que había desaparecido la llave de ese vestuario y ante estas irregularidades el conjunto visitante decidió denunciar el hecho para su investigación. Luego del empalidecido partido que terminó en empate, fue esta irregularidad la que copó las columnas periodísticas que empalidecen el encuentro deportivo en su desarrollo.