Gracias a los avances tecnológicos de la última década, la miniaturización de dispositivos y componentes está alcanzando niveles asombrosos. Además, aún queda mucho camino por recorrer en este sentido.

Es necesario utilizar una lente de aumento para poder ver el ordenador que ha presentado IBM. Es el más pequeño del mundo y se puede emplear tanto en el área de la inteligencia artificial como en la de blockchain.

IBM compara el tamaño del prototipo, que sigue en fase de pruebas, con un grano de sal gruesa, lo que se percibe en las fotografías.

En esta ocasión no se puede presumir de un ordenador con procesador potente o con una memoria RAM que soporte cualquier uso. Todo lo contrario, el ordenador tiene una potencia modesta, como la de un chip x86 de 1990.

¿Qué permitirá hacer un ordenador de este tamaño y potencia? Será necesario esperar información más completa por parte de IBM. Sin embargo, han adelantado que permite “monitorizar, analizar, comunicar e incluso actuar sobre los datos”.

Los récords de IBM en cuanto a la reducción de tamaño no son una novedad. En el 2015 presentaron 7 nanómetros, los componentes más pequeños de aquella época. Además, se superaron a ellos mismos el año pasado con 5 nanómetros.