El hermano de Messi quedó libre tras pagar una fianza de 2 millones de pesos

Miércoles 20 de Diciembre de 2017 · 09:00

No obstante, sigue imputado de portación ilegal de arma de guerra. No podrá salir del país y deberá presentarse cada 15 días en Tribunales.

Tal como había anticipado LaCapital en su edición del lunes, Matías Horacio Messi quedó en libertad ayer bajo una fianza de 2 millones de pesos y la restricción de no salir del país. Fijó residencia en la vivienda familiar de zona sur y se aceptó la garantía de su padre Jorge para evitar la peligrosidad procesal. De esta forma, tanto la Fiscalía como el juez de etapa preparatoria Juan Donnola, accedieron al pedido de la defensa y el joven de 35 años se retiró de Tribunales sin hacer declaraciones. "La investigación sigue su curso, todavía faltan muchas pericias solicitadas y se sostiene la imputación de portación ilegal de arma de guerra", aclaró el fiscal Matías Ocariz.

La defensa de Messi había pedido su libertad y la audiencia estaba prevista para el lunes, pero finalmente tuvo lugar ayer. El hermano mayor de Lionel llegó a Tribunales temprano junto a su padre Jorge y sus abogados Ignacio Carbone y Froilán Ravena.

Los integrantes de la Unidad de Cibercrimen y Arma de Guerra, Lucas Altare y Matías Ocariz, también acudieron al primer piso del Palacio de Justicia, donde el juez Donnola presidió la audiencia de pedido de revisión de la cautelar.

Messi está acusado por la Fiscalía de portación ilegal de arma de guerra, tras haberse secuestrado una pistola Bersa 380 en el casco de una lancha en la que fue hallado el 30 de noviembre navegando malherido y a la deriva a la altura de Fighiera.

El joven planteó que un accidente en la embarcación (se incrustó contra un banco de arena) le provocó fracturas y lesiones en el rostro, por lo que acudió por sus propios medios al Sanatorio Parque, donde fue posteriormente operado.

En medio de todo este proceso, primero el fiscal de Flagrancia, José Luis Caterina, y luego Altare y Ocariz mantuvieron la imputación que prevé una pena mínima de 3 años y 8 meses de prisión.

El viernes pasado, Messi fue beneficiado con prisión domiciliaria tras haber sido dado de alta del centro asistencial. Y una vez recuperado, ayer solicitó la revisión de la cautelar.

Para sustentarla, ofreció una caución de 2 millones de pesos, la prohibición para salir de la Argentina, el comparendo quincenal ante la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) y a su padre Jorge como garante del proceso.

Los fiscales aclararon que hay una investigación en curso respecto a la portación de arma de fuego hallada en la lancha del imputado. Esto significa que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) sigue en la búsqueda de nuevos elementos para la causa.

Sin embargo, con las alternativas ofrecidas por la defensa se aceptó que fue neutralizada la peligrosidad procesal de entorpecimiento probatorio o peligro de fuga. Se entiende que la prueba fue debidamente cautelada.

A su turno, el juez Donnola convalidó las medidas alternativas presentadas por la defensa otorgando la libertad a Messi. No sólo las partes acordaron el beneficio, sino que luego el magistrado homologó el acuerdo. De todos modos, se aclaró desde fuentes judiciales que su condición de estado de libertad es sobre la medida preventiva. Messi sigue sometido a proceso en la investigación por la Bersa 380.

Entre los argumentos que se esgrimieron en la defensa se expuso en primer lugar que el hallazgo del arma no tuvo fines ilícitos. Además, Carbone le hizo saber al juez que en octubre su cliente terminó de cumplir una suspensión de juicio a prueba (probation) por el cual durante un año realizó tareas comunitarias y se hizo presente mensualmente en la seccional policial de su jurisdicción.

Justamente, el abreviado fue por otra causa de 2015 que se inició porque le habían encontrado un revólver 22 durante una requisa en un retén de una fuerza de seguridad federal en la zona sur.

Para Carbone, el antecedente del comportamiento ante la Justicia de su cliente resultó válida. "El cumplimiento de lo dispuesto por la Justicia por parte de Messi pone en evidencia que es una persona que ha demostrado su compromiso ante el proceso", manifestó.

En tanto, los fiscales esperan el resultado del ADN a la sangre encontrada en la lancha para corroborar si todas las muestras corresponden a Messi. Y se esperan más testimoniales para develar el origen del arma que se encontró en la lancha.

Messi se abstuvo de declarar ayer y su defensa espera que los fiscales reúnan más pruebas para sostener la imputación en el tiempo. De lo que puedan acreditar Ocariz y Altare depende que se conozca quién llevó hasta allí el arma, si fue "plantada", y quién es su titular; si lo hay.

El hermano mayor de Lionel planteó que tuvo un accidente en su lancha a la altura de Fighiera.

Fuente: La Capital