Defensores de Funes, sigue propiciando los sueños de sus jugadores

Jueves 15 de Agosto de 2019 · 00:45

El Club empieza a proyectarse como una escuelita de jugadores, formadora en inferiores de estrellas futbolísticas con posibilidades a nivel nacional

Uno de los primeros jugadores marcados y atraído a un cuadro de primera división fue Pérez Tica, quién hoy ya está fichado en NOB.

Pero luego desde la Peña Xeneize de Funes se invitó a dirigentes que realizan Captación de Jugadores para Boca y la oportunidad fue para Lautaro Saucedo, jugador de la séptima división de Defensores, seleccionado en la prueba que se realizó en el Estadio Municipal,  el mes pasado viajó al predio de Ezeiza para medirse entre 40 chicos seleccionados de todo el país. Fue recibido de la forma más integrativa que se podía esperar y hasta recibió todo el equipo completo con el que se vistió para cumplimentar la prueba.

Ahora fueron 3 los jugadores que se llevaron a Buenos Aires, a una institución de primera división,  para una prueba que no solamente sortearon, sino que los llevará en Octubre a pertenecer a esa escuela futbolística, con todo lo que esto significa para su carrera futura. Uriel Lucero, Máximo López y Lautaro Saucedo son los jugadores de la séptima división de Defensores de Funes que participaron de tres días de captación en el centro de entrenamiento Parque Santo Domingo del Club Independiente de Avellaneda; donde tuvieron que demostrar porqué habían sido los elegidos en esta ocasión para ir a ser probados en las inferiores de esa entidad futbolera porteña. Pasaron la selección, los tres y deberán viajar en Octubre próximo, ya dispuestos a permanecer en ese Club, para pertenecer al equipo y entrenar en esa división. 

Esta tarde Funes hoy, los entrevistó en presencia de su entrenador y del Director del Club, Ellos entre emocionados y nerviosos contaron la experiencia compartida:

Lautaro Saucedo es quién viajó a Boca Juniors primero, él nos relata,  “nos recibieron re bien, primero en Casa Amarilla dónde almorzamos y luego nos dirigimos al Hotel de Ezeiza, a descansar, el lunes muy temprano tuvimos una prueba durante todo el día. La atención fue increíble, yo juego de 5 y me hicieron jugar en mi puesto ahí. Gusté y me sentí superior en el juego por momentos. Pero los jugadores que ya están en el Club, tiene otra preparación física, tienen gimnasio y mucho entrenamiento físico, muy superior al nuestro, igual gusté y pase a la segunda llamada.  Sentí la presión, pero igual yo siempre estuve tranquilo, agradeciendo a Dios la oportunidad y muy contento de estar en Boca.

En Independiente, cuando terminamos el último partido de prueba, les agradecieron a los otros jugadores, los despidieron y se quedaron con nosotros. Nos explicaron que éramos los elegidos, nos habló el entrenador y nos dijo que teníamos que presentarnos en Octubre. Mi familia está muy contenta por cómo se me está dando todo".

Uriel Lucero es volante y afirma, “Fue una experiencia muy linda porque no sufrimos la ausencia, al estar juntos los tres en nuestro viaje a Independiente, además con los dos profes que fueron con nosotros. El entrenamiento fue duro, sentíamos que nos faltaba mucho porque nos mataban, igual fueron muy respetuosos con nosotros.

Sentimos los tres que nos hemos venido preparando y sacrificando para llegar a esto y si se nos da, va a ser un logro que alcanzamos nosotros. No sabemos qué va a pasar en octubre, pero estamos con mucha expectativa, porque nos dijeron que ya teníamos que quedarnos ahí,  por eso estamos con muchos nervios. En mi caso, mi vieja lo sufre un poco, pero bien, tranquilos. Juego desde muy chiquito acá, desde los 5 años y me gustaría pegar el salto desde el club que me vio nacer".

Máximo López agrega, “Mi familia siempre me acompañó, y agradezco a Dios por esta oportunidad que me está brindando, allá nos recibieron muy bien en un muy lindo hotel, los otros jugadores se mostraron como buenos compañeros, la cancha de Independiente es hermosa. Toda la  familia está feliz por mí, juego de muy chiquito y si bien mi sueño es jugar como profesional,  la idea de los tres es seguir estudiando. Siempre tenés elegida otra profesión además del futbol, pero te permitís soñar con que se te dé llegar a un cuadro de primera”.

Ellos están alcanzando un sueño que es el de muchos niños que comienzan en este semillero que se forma en las inferiores de Defensores, que empezó casi como jugar en un potrero de barrio entre amigos, de la escuela, del barrio, de la ciudad, pero que cada día se pone más exigente y profesional en su entrenamiento, que tiene equipos muy heterogéneos, pero unidos por lograr su predio propio, su idiosincrasia marcando pertenecía, como destaca Uriel que remarca , “yo me forme acá desde los 5 años”, esa formación hoy da sus frutos, para estos jugadores que han alcanzado pasar el primer peldaño de una escalera que no sabemos hasta dónde los puede elevar.

Es hermoso verlos ilusionados sobre algo que ya es de ellos, está firme, como lo es comenzar su carrera profesionalmente.  Sienten que es el primer paso para lograr ser una estrella de futbol…¡y lo mejor es que pueden hacerlo realidad!