Copa Libertadores. Boca se quedó con el pase a la final a fuerza de goles. Y ahora quiere más.

Jueves 1 de Noviembre de 2018 · 08:58

Boca pisó fuerte ante el Palmeiras. Ahora vá por la séptima y la gloria eterna ante River

Desde el inicio Boca dejó en claro que atacaría. Y lo hizo sin importar que esa mancha verde que salió enfurecida se posicionara con cinco hombres de ataque. Esta vez el 4-1-4-1 sí desplegó sus alas con Villa y Pavón. También en ese inicio fue clave Pablo Pérez, más suelto de la línea de combate de Barrios y Nandez. Es cierto: el gol anulado por el VAR Dayverson calmó a los de Barros Schelotto y angustió al local, que se apagó. Había avisado Ábila con un centro cruzado. Pero el gol llegó después de un pase perfecto de Villa, quien brindó una clase práctica de cómo debe jugar un wing. En la tierra paulista del electo Bolsonaro, la derecha más pesada fue la de Ábila. Y fue un golpe demasiado duro para el local.

La buena atajada de Rossi al cabezazo de Gustavo Gómez fue lo único de peligro que hizo Palmeiras en un primer tiempo que de diluyó entre la pierna fuerte de Izquierdoz y Barrios y la tarea enorme de Ábila para aguantar de espaldas al arco cualquier búsqueda desprolija del equipo para avanzar en el campo. Los intentos de Nandez desde afuera del área evidenciaron que a Boca le sobra músculo para recuperar pero pie fino para elaborar. Así llegó hasta San Pablo, con su esencia modificada, y con la convicción de que la Copa se puede conseguir jugando así. Con lucha primero y con el fútbol en un segundo plano.

Palmeiras reaccionó. Incluso el gol de Luan volvió a ponerle clima a un estadio que parecía en un letargo. Porque Boca se adormeció con la ventaja y el local mostró los dientes. El penal de Izquierdoz que Gómez cambió por gol volvió a sumarle nerviosismo al encuentro. Tambaleó Boca, de nuevo. Como tantas veces. Y deberá evitarlo en la final, en donde no se perdona. El bombazo de Benedetto lo llevó a la final. Ahí espera River, el Superclásico y tanto en juego. La mística está intacta. Boca aceptó el reto. Va por todo.

Boca, se metió en la final de la Copa Libertadores, con River adelante, pisando firme otra vez en Brasil, subiéndose a su decimoprimera definición de su historia de este torneo que lo obsesiona. Va por la séptima, en Núñez, sin ser favorito y demostrando que el bicampeón argentino también puede ser fuerte en el continente. Pasó por tierras paulistas la camiseta azul y oro y otra vez se fue de pie, como en su historia. Para que los más de dos mil hinchas que revolearon su camiseta en la popular visitante se desgararran sus gargantas, como un presagio de lo que vendrá. No hizo falta épica ni hazaña. Boca se quedó con todo lo que vino a buscar a fuerza de sus goles. Y ahora quiere más.

Lo que hasta ahora era un sueño de muchos y una pesadilla para otros, ya es una realidad: habrá final entre Boca y River. Habrá un Superclásico con una Copa Libertadores en juego. Nada menos.

Los dos choques decisivos hace rato que tienen fechas confirmadas por la Conmebol. Aunque es muy probable que tengan que moverse, sobre todo el choque decisivo por un evento que alterará el ritmo diario de la Ciudad de Buenos Aires.

Las finales están pautadas por la Conmebol para los miércoles 7 y 28 de noviembre. Sin embargo, luego de la clasificación de Boca el secretario general del club, Christian Gribaudo, planteó como una posibilidad disputarlas los sábados 10 y 24.

El juego de ida será en la Bombonera, ya que Boca terminó la fase de grupos con menos puntos que River, por lo que el equipo de Marcelo Gallardo se ganó el derecho de definir de local.

También es un hecho que no habrá una revancha rápida porque justo aparece la fecha FIFA que interrumpe las competencias internacionales. En esta ocasión, por ejemplo, la selección argentina recibirá a México en la doble jornada, el 15 y 20 de noviembre.

Si bien se especula que Lionel Scaloni no citaría a jugadores de River ni de Boca para no alterar su preparación para el Superclásico, hay que contemplar a las otras selecciones sudamericanas que sí pretendan convocar. Villa, Cardona y Juanfer Quintero podrían jugar para Colombia o Nandez viajar para estar con Uruguay.

¿Y la revancha? Será en el Monumental pero no sería el 28. Es que en Buenos Aires se realizará la Cumbre del G20 y por esa razón “no podrán realizarse eventos en CABA entre el 28 de noviembre y el 2 de diciembre”, según advirtió Guillermo Madero, director de seguridad de Espectáculos Futbolísticos.

Entonces el rumor que toma fuerza es que podrían adelantar la definición una semana: sería el miércoles 21 de noviembre en el Monumental. O, según lo dicho por Gribaudo, el sábado 24.

Aunque todo está por verse. Otra versión indica que podría postergarse el choque en la cancha de River para el 5 de diciembre. En las próximas horas los dirigentes de ambos clubes deberán ponerse de acuerdo y gestionar ante Conmebol las dos fechas.