Será una semana con varias novedades en torno a la selección argentina, principalmente a la espera de la reunión entre Jorge Sampaoli y el presidente de AFA, Claudio Tapia, que se dará en los próximos días en Buenos Aires.

El panorama es claro: desde la “Casa Madre” del fútbol argentino pretenden que el Zurdo renuncie a su cargo como entrenador y evitar pagar la enorme cláusula de salida de 20 millones de dólares, mientras que el casildense no quiere saber nada con ello y pretende continuar con su proceso rumbo a Qatar 2022.

Mientras se intentará resolver de la mejor manera la salida de Sampaoli, candidatos naturales surgen. Todos aquellos que caen por su propio peso. El principal apuntado o más bien un sueño, que parece a esta altura imposible, es Diego Pablo Simeone.

Por su excelente tarea en Atlético Madrid desde hace más de seis años, la variante del Cholo es la más seductora, aunque hay varias trabas antes que el camino pueda allanarse. Por un lado, que el ex volante de la Selección ha dejado en claro anteriormente que aún no se veía dejando el trabajo del día a día en un club. A su vez, un dato no menor es que si el entrenador da el visto bueno, la AFA deberá negociar su salida con la entidad “colchonera” y no será nada sencillo desde lo económico.

Otro que reúne bastante consenso es Marcelo Gallardo, quien desde hace cuatro años ha llevado a River a conseguir ocho títulos, cinco de ellos de carácter internacional, destacándose la conquista de la Copa Libertadores 2015. Lo único que podría jugarle en contra es que algunos directivos de AFA consideran que antes del seleccionado debe pasar por Europa.

También es una opción más que potable la de Mauricio Pochettino. El ex defensor de Newell’s lleva casi una década dirigiendo en el “viejo continente”, entre Español de Barcelona, Souhampton y Tottenham, club donde recientemente renovó hasta 2022. Como en el caso de Simeone, tampoco será sencillo destrabar su salida del club inglés.

El poker de candidatos iniciales lo completa Ricardo Gareca, que se convirtió prácticamente en ídolo en Perú por llevar al seleccionado incaico a un Mundial tras 36 años y la Federación de aquel país le ofreció renovarle. El Tigre aseguró que se tomará un mes para responder, quizás en ese período sus chances para hacerse cargo de Argentina crezcan y eso podría hacerle inclinar la balanza.

Fuente: Rosario Nuestro