Cargaba nafta a nombre de la empresa y terminó en el banquillo

Miércoles 13 de Septiembre de 2017 · 09:15


La firma, para la que ya no trabajaba, lo denunció por estafa. Una nueva herramienta del Código Penal le permitió resolver el tema pacíficamente.

Lucas S. llenó el tanque de nafta varias veces en una estación de servicio y, para pagar, utilizó la cuenta corriente de una empresa constructora para la que ya no trabajaba. Esa empresa se negó a abonar por el combustible y por eso, cuando por cuarta vez intentó realizar la misma maniobra, desde la estación de servicios llamaron a la policía, que lo detuvo. La Justicia le imputó el delito de estafa pero, en vez de llevarlo a juicio, buscó una solución alternativa al conflicto: el acusado y la víctima firmaron un acuerdo de conciliación. Se trata de un pacto confidencial del que sólo transcendió que el imputado deberá pagar al dueño de la estación de servicio por el combustible y que será sobreseído en la causa.
El 22 de junio pasado, Lucas fue a una estación de servicios y llenó el tanque de nafta de su auto. Los empleados lo tenían identificado. Era la cuarta vez que realizaba una carga a cuenta de una empresa constructora. Pero ese día, los playeros de la estación ya sabían que los directivos de la compañía iban a negarse a pagar, porque Lucas ya no trabajaba para ellos y el auto no les pertenecía.

Según dijeron a LaCapital fuentes de la investigación, el encargado de la estación de servicios llamó a la Policía y le dio a los uniformados los datos del auto y de la persona que había realizado la carga. Lucas quedó detenido en flagrancia, aunque luego recuperó la libertad por la pena en expectativa, que era baja, y porque no contaba con antecedentes penales.

El 28 de julio fue imputado en Fiscalía por el delito de estafa en calidad de autor. La fiscal Verónica López, de la Unidad de Salidas Alternativas, consideró que la evidencia reunida —los testimonios de los empleados de la estación de servicio, del dueño de ese comercio (que fue la víctima directa del delito), los correos electrónicos en los que la constructora negaba que el imputado estuviera autorizado para realizar cargas a su nombre y las cámaras de seguridad que registraron las maniobras— era suficientes para probar la comisión del delito.

Nueva herramienta

Cuando Lucas S. quedó imputado, se le ofreció a su defensa la posibilidad de una conciliación penal en Fiscalía. Se trata de un acuerdo entre partes al que se puede acceder desde la reforma del Código Procesal Penal de Santa Fe para resolver un conflicto de forma pacífica.

El acta de conciliación —que implica un pacto de confidencialidad entre las partes— se firmó la semana pasada entre la víctima, la Fiscalía, el imputado y su defensa.

Por su carácter de confidencial, el contenido del acuerdo no se hizo público, aunque trascendió que el acusado deberá abonar las cargas de combustible que realizó a nombre de la empresa, un monto que no supera los 5 mil pesos.

En ese contexto, la Fiscalía resolvió aplicar un criterio de oportunidad, es decir, desistir de la acción penal y dictar el sobreseimiento.

La audiencia para tal fin y para que el acuerdo fuera controlado por un juez, iba a celebrarse ayer, pero debió ser suspendida y se realizará en breve.

Fuente: La Capital