Con una concurrencia que supero toda expectativa, más de 300 docentes, este sábado por la mañana en el Colegio María Auxiliadora, la Secretaria de Educación Graciela Campagna coordinó una capacitación con aval Ministerial, abierta para docentes y padres sobre estos temas que sufren los alumnos.

Como disertantes invitados  convocó al Licenciado Arístides Alvares, el Psicólogo Flavio Chiesa Y la abogada Marisa Díaz.

En charla con Campagna, nos informa, “Bullying es un empujón que se repite, un apodo que denigra, un insulto cada vez que le toca salir a la pizarra. En la escuela o en el instituto, existen muchas formas de ejercer y sufrir violencia entre iguales y muchas formas de tratar de acabar con ella. Es una responsabilidad conjunta de la comunidad educativa, los padres y los compañeros evitar que el acoso escolar siga existiendo. El Grooming es una práctica de acoso y abuso sexual en contra de niños y jóvenes que, en la mayoría de los casos, sucede a través de las redes sociales y que culmina en situaciones muy dolorosas para los menores. Afortunadamente, evitar que esto suceda es muy fácil, basta con tomar medidas de prevención y seguridad de navegación en Internet”.

“Estamos trabajando estos temas desde el año pasado y entendimos que hay signos que a los docentes nos superaban y necesitábamos herramientas para poder abordarlo. Por eso tomé la decisión de coordinar a estos tres especialistas y llevar adelante esta capacitación. El uso de dispositivos digitales e internet ha sumado muchas posibilidades maravillosas como apoyo escolar, pero también trajo consigo muchos peligros que desconocemos como el Grooming. En cuanto a la violencia con que hoy los alumnos agreden a otros por medio de un apodo. O más aun llegando al contacto físico entre varios y tomándola siempre contra el mismo, tenemos que estar muy atentos a los signos que las víctimas presentan como aislamiento u marcas físicas. Estar atentas en la visualización permanente e individual sobre cada chico interesándonos en forma personal constantemente. Pero para estar informados nos vamos a instruir hoy, con tips de estos profesionales”.

El Licenciado Arístides Álvarez, afirma,  “debemos empezar a recuperar en el almuerzo o la cena, la comunicación con nuestros hijos, interesarnos en como fue su día, que situaciones vivieron en el ámbito de sus relaciones: escuela, amigos, deportes, etc. Sin TV, sin celulares, con la mirada en los ojos de ellos, viendo sus reacciones. También contarles que nos pasa a nosotros, lograr un vínculo de confianza y compartir tiempo de calidad con ellos.  

La tecnología logra aislar a los individuos desmembrando la interconexión en presencia. Por eso el alerta y el ejemplo deben impartirse desde los adultos”.

El Psicólogo Flavio Chiesa expresó, “El chico debe entender que los padres los están protegiendo, por lo tanto el acceder a tus redes es mi obligación para poder cuidarte. Saber quiénes son sus amigos, que hacen, donde van, estar permanentemente conectados y que comprendan que es una supervisión desde el amor, no una invasión. Aunque los menores se enojen, los adultos deben ser responsables y tomar estas precauciones. Incluso cuando crean que su hijo x forma de ser y madurez no lo necesita, siempre puede haber peligros que desconocemos. Hoy debido a que los padres están mucho tiempo ocupados, los niños están más independizados precozmente, y más vulnerables, a quienes además viven en un círculo violento y son abusadores de sus pares o a enfermos de pedofilia y delincuentes sexuales que los atacan a través de las redes sociales”.

En cuanto a los Delitos Informáticos, la abogada Marisa Díaz aclara, “El Grooming, es la tipificación del delito informático de los mayores a través de las redes sociales, creándose perfiles con identidad falsa, aprovechando el anonimato, para luego de lograr la confianza del menor, cometer otro delito, el del abuso sexual o la  pornografía infantil. Si bien hay un derecho a la intimidad del menor tipificado en los derechos el niño, también existe la obligación de los mayores a protegerlos. Con este tema de estos mal llamados amigos del Facebook, los mayores trabajan sobre las mentes de los pequeños convenciéndolos de quitarse la ropa, filmarse con fines de negociar esos videos publicándolos en redes pedófilas o para burlarse incluso en algunos casos. De suceder se debe concurrir a fiscalía y denunciar a pesar de que su investigación no es fácil. El artículo 131 del código penal, sancionado en el año 2013 penaliza con cuatro meses a seis años de prisión este delito informático”.