Esta mañana entrevistamos a la doctora Pross en el Dispensario Houssay quién nos informaba, “Esta enfermedad, también conocida como "mal de los rastrojos", es causada por el virus Junín, y afecta a una región del país que abarca parte de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa. La población en riesgo de  contraer esta enfermedad está compuesta principalmente por las personas que viven o trabajan en el campo y quienes tienen grandes espacios de parques. El virus Junín suele estar presente en todas las especies de roedores silvestres. Estos roedores presentan infecciones crónicas sin síntomas, con eliminación del virus, particularmente por la saliva, que contagia a roedores sanos y contamina el medio ambiente, a partir del cual el hombre se infecta accidentalmente”.

Pross describió los síntomas de la enfermedad, “Es una enfermedad  aguda que presenta cuadros clínicos de gravedad variable, desde formas leves a formas graves caracterizada por fiebre y alteraciones de la sangre, neurológicos, renales y cardiovasculares, que sin tratamiento puede evolucionar hacia la muerte en un lapso de una a dos semanas. El comienzo de la enfermedad es inespecífico, con decaimiento, dolor de cabeza y fiebre moderada. Con el avance de la enfermedad se agregan dolores musculares y articulares, dolor retro ocular, dolor abdominal, mareos, náuseas y vómitos. En caso de haber hemorragias, éstas se limitan a leves hemorragias nasales o en las encías. Los signos neurológicos son frecuentes: irritabilidad, somnolencia, temblores. Entre el 20 y 30% de las personas que tienen la infección llegan a desarrollar problemas cardíacos: comienzan a presentarse alteraciones en los latidos y, si la enfermedad evoluciona, el corazón puede agrandarse afectando severamente su funcionamiento. El diagnóstico y tratamiento precoz aumentan enormemente las posibilidades de cura de esta enfermedad. El tratamiento específico es la  administración precoz de plasma.

La doctora explicó en que consiste la campaña a desarrollar,” La campaña que encaramos en el Municipio comprende en principio realizar la vacunación contra la Fiebre Hemorrágica Argentina, que está indicada a partir de los 15 años de edad hasta los 65, con la salvedad de los inmunodeprimidos y las embarazadas que se encuentren en las zonas de riesgo del país. Recomendar una higiene cuidadosa, principalmente de las manos y cambio de ropas, cada vez que se hayan frecuentado zonas con roedores, lo ideal es manejarse con guantes y botas altas en estas zonas. No introducir tallos, hojas o granos en la boca.  No acostarse sobre bolsas o en el suelo, comer y dormir en habitaciones limpias. Usar calzado cerrado.  Disponer de lugares libres de maleza para los juegos de niños.  No destruir la fauna de predadores de roedor: lechuzas, lechuzones, chimangos, etc”.

“Por eso Recordamos que la vacuna se encuentra disponible en todos los Centros de Salud de Funes durante todo el año, y que no tiene reacciones adversas, solo puede causar enrojecimiento en la zona eritematosa, o en muy pocos casos fiebre leve”, culminó la Secretaria de Salud de Funes.