Buscan a un conductor que mató a una mujer con su camioneta y se fugó

Jueves 20 de Septiembre de 2018 · 08:34

La víctima falleció horas después del accidente en el hospital Eva Perón. La mujer vivía en la cuadra. El hombre no sería ajeno al barrio.

Una mujer murió el martes luego de ser atropellada por una camioneta, cuyo conductor se dio a la fuga. El hombre era ayer intensamente buscado por la policía.

El hecho ocurrió aproximadamente a las 11 de la mañana de anteayer, en Uruguay y 27 de Febrero, en el barrio Copello de la ciudad de Capitán Bermúdez. Allí, una persona no identificada que conducía un vehículo tipo pick-up dio marcha atrás por Uruguay y atropelló a la víctima, Carmen Fernández, de 54 años, domiciliada en la misma cuadra.

La mujer sufrió lesiones que obligaron a trasladarla al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde finalmente falleció.

Aunque no fue confirmado oficialmente, trascendió que una testigo habría visto al conductor bajar del vehículo con intención de asistir a la persona lesionada, pero que inmediatamente retornó a la camioneta y se fugó a toda velocidad. La mujer aún estaba consciente cuando llegaron los médicos del Sies para atenderla.

Intervino en el caso el Comando Radioeléctrico, que inmediatamente pidió a las distintas unidades móviles la búsqueda del vehículo. Por cuestiones de jurisdicción, el caso quedó en manos de la Comisaría 2ª, y fue elevado al Ministerio Público de la Acusación (MPA) de San Lorenzo, donde interviene la fiscal Melisa Serena.

El cuerpo de la víctima fue enviado al Instituto Médico Legal para que se le realice la correspondiente autopsia. La fiscal Serena comisionó al gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones.

Según por primeros relevamientos, la zona no cuenta con cámaras de seguridad y faltan carteles de señalización de tránsito. Se ordenaron medidas para dar con el paradero del conductor del vehículo, que hasta ayer no había sido detenido, informaron fuentes de la Fiscalía, aunque según trascendidos, se estaría cerca de identificarlo.

En el barrio

El barrio Copello está enclavado en la zona oeste de Capitán Bermúdez, casi equidistante de la ruta 11 y de la autopista Rosario-Santa Fe. La zona donde ocurrió el hecho es un sector humilde, donde conviven casas construidas con ladrillos huecos y sin revoque, con algunas casillas de chapa y otras viviendas mejor construidas y pintadas. La calle Uruguay es de tierra, y ayer el barro —producto de la tormenta de anteanoche— dificultaba la circulación. La cruza 27 de Febrero, una calle muy angosta cubierta de canto rodado.

El sector tiene una inusual población de perros, la mayoría de ellos, curiosamente, galgos o cruzas de esa raza, que ladran al pasar de las motos y bicicletas conque se desplazan muchos de los pobladores. No hay mucho movimiento a la hora de la siesta, salvo algunos que salen un rato a las puertas de sus casas, la mayoría de los casos retiradas de la línea de edificación, enrejadas o protegidas con alambrados.

La gente es reacia a hablar, y para nada predispuesta a revelar su identidad. Pero por lo bajo deslizan que el responsable de la muerte de Carmen Fernández, o su familia, no serían ajenos al mismo barrio. Parado en la puerta de su casa, un vecino confesó que estaba trabajando cuando ocurrió el hecho, pero que enseguida se enteró de lo ocurrido, y que conocía "de cara" a la víctima. Desde más lejos, algunos pocos curiosos seguían de reojo el paso del cronista de LaCapital, y esquivaban la lente de la cámara fotográfica.

Caminando por calle Uruguay, una joven que paseaba con su hijo reveló que la mujer fallecida vivía en la misma cuadra donde ocurrió el hecho, y aseguró que la conocía, aunque no proporcionó más detalles. Muy cerca de ella, otra mujer contó: "Dicen que se bajó a ayudarla, pero en seguida se subió al auto y salió rajando". Saben que hubo una vecina que presenció el hecho, aunque en la vivienda apuntada no había nadie.

Ayer, la policía buscaba intensamente al sujeto por homicidio culposo en accidente de tránsito. Seguramente por eso, y a los efectos de no proporcionar datos que pudieran entorpecer la investigación, la información oficial resultó escueta.

Fuente: lacapital.com.ar