Brasileños salen a la calle en 156 ciudades en apoyo al gobierno de Jair Bolsonaro

Lunes 27 de Mayo de 2019 · 08:53

Para manifestar su apoyo al Presidente Jair Bolsonaro y protestar contra los parlamentarios que, según ellos, obstaculizan la agenda legislativa del mandatario ultraderechista.

Con banderas en las manos y vistiendo la camiseta amarilla de la selección de fútbol, miles de brasileños se congregaron hoy en al menos 156 ciudades en 26 estados para manifestar su apoyo al Presidente Jair Bolsonaro y protestar contra los parlamentarios que, según ellos, obstaculizan la agenda legislativa del mandatario ultraderechista.

Desde mensajes moderados como “ayudemos a nuestro Presidente a reconstruir nuestro Brasil” hasta algunos lemas más extremistas como “intervención militar ahora”, los manifestantes señalaron que el sistema político brasileño, marcado por la corrupción, no ha permitido a Bolsonaro impulsar sus proyectos y avanzar en áreas clave como seguridad, educación y economía. Al mismo tiempo, defendieron al mandatario brasileño asegurando que se ha aferrado a su promesa de no involucrarse en las negociaciones políticas tradicionales en Brasilia, que están manchadas con altos niveles de corrupción.

A pesar de que se habló de miles de personas, no hubo una estimación oficial de la cantidad de manifestantes que salieron a las calles. Sin embargo, el diario brasileño O Globo señaló que 156 ciudades habían registrado protestas, en comparación con las que ocurrieron hace algunas semanas contra Bolsonaro en 181 ciudades. Según la agencia EFE, cerca del mediodía ya se veía menos gente en las calles que en las protestas del 15 de mayo contra Bolsonaro y su decisión de congelar el 30% del gasto en educación superior. Aquellas fueron las mayores movilizaciones que ha vivido

Brasil desde que asumió el mandatario en enero pasado, después de ganar las elecciones en noviembre de 2018 con el 55,2% de los votos, y que durante los últimos meses ha registrado una caída en la popularidad.

De hecho, una encuesta de XP Investimentos/Ipespe publicada el viernes sostiene que un 36% de los encuestados piensa que el gobierno de Bolsonaro es “malo o terrible”. Esta cifra representa un alza de 5 puntos porcentuales con respecto a la misma encuesta publicada hace tres semanas. Además, la cantidad de personas que aprueba el gobierno y lo considera “bueno o muy bueno” bajó de un 35% a un 34%. Esto representa una baja de 29 puntos con respecto a enero, su primer mes de gobierno, cuando el índice de aprobación alcanzó un 63% según una encuesta del Ipespe.

El sondeo, que fue realizado a mil brasileños entre el 20 y el 21 de mayo, mostró también que la mayoría de los encuestados culpa a los gobiernos anteriores por la situación económica que atraviesa el país. Esto se vio reflejado hoy, cuando los manifestantes protestaron con máscaras y muñecos contra los políticos que han estado involucrados en casos de corrupción. En Río de Janeiro, los manifestantes llevaron un muñeco inflable del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) vestido con un traje de preso -el exlíder petista está cumpliendo condena en la sede de la policía federal en Curitiba desde abril de 2018 por el escándalo de Odebrecht-, y del presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, vinculado con supuestos sobornos por parte de la constructora OAS.

En un principio, la prensa brasileña señaló que Bolsonaro participaría de las movilizaciones, pero finalmente decidió no asistir y recomendó a sus ministros que tampoco lo hicieran.

El Presidente Jair Bolsonaro manifestó su apoyo a la marcha desde la iglesia evangélica del barrio Recreio dos Bandeirantes a la que suele asistir los domingos cuando pasa el fin de semana en Río de Janeiro. “El pueblo está en las calles no para defender a un Presidente, a un político o a quien quiera que sea. Está movilizándose para defender el futuro de una nación”, señaló Bolsonaro a los medios de comunicación.

Durante la tarde, el mandatario quiso calmar el ambiente con un mensaje en Twitter en el que señaló que “quien estaba pidiendo el cierre del Congreso o el Supremo Tribunal Federal estaría en la manifestación equivocada”.