En diálogo con la revista Gente y con una publicación de la tapa en su Instagram, la actriz aseguró: “Como persona pública, tengo la obligación de sumar mi voz: que estos atropellos suceden sin distinciones y deben ser extirpados”.

“Durante 20 años vieron a una mujer que iba y venía, que trabajaba hasta el desmayo, que rió y que lloró, a veces entera, otras desestabilizada. Y ya es hora de decir la verdad”, aseguró Araceli.

“He firmado papeles que me mostraban, hubo ‘arreglos’ nunca arreglados y postergaciones sostenidas. He sido paciente con las tantas vueltas que se dieron alrededor de este asunto. Pero hasta aquí llegué. Siempre he dicho que denunciar protege. Que acobardarse es un error. Y no voy a seguir dando un ejemplo contrario. Si me quedo en casa haciéndome la pelotuda y mostrándoles a todos que la vida es embellecerse, no estaría comunicándoles quién soy en realidad. Esta que ven aquí es una guerrera dispuesta a salir por su dignidad, y por ende la de todos”, aseveró.

Y si bien hemos sido testigos de varios idas y vueltas entre la actriz y el productor, González explicó los motivos que la llevaron a reclamar después de tantos años: "A veces puedo resultar dura. Pero de 'buenudos' están llenos los hospitales. Mis hijos no salen de casa sin que les recuerde: 'Defendé tu lugar con verdad y dignidad. Go!'", contó la mamá de Flor Torrente y Toto Suar.

Por último, la actriz -que está a punto de lanzar su propia productora junto a su pareja Fabián Mazzei-, dio un mensaje de aliento a todas las mujeres: "La lucha de las mujeres todavía continúa, y será constante. No bajemos los brazos, no confundamos sensibilidad con debilidad. Que no crean que porque una parece estar 'en otra' se resigna a la línea del machismo y el destrato", reflexionó.