María José Aguilera, de 41 años, según relata  su familia, salió ayer por la tarde a pagar la cuenta del celular a las 17,30 horas  y no volvió luego a su hogar de calle Saavedra entre Corrientes y Entre Ríos. Tampoco asistió a su lugar de trabajo, un local gastronómico ubicado en la zona de Tribunales.

Muy preocupados por la situación, luego de haber tratado de contactarla y no teniendo respuesta alguna, su familia y amigos hicieron la denuncia policial. Pero también recurrieron a redes sociales para intentar encontrarla. La buena noticia es que este viernes por la mañana lograron por fin hallarla y está en buen estado de salud.

Según  informó Viviana Mascambroni Jefa de COE, “la mujer apareció caminando en el puesto que esta Central de operaciones local tiene ubicado en garita 16 sobre ruta 9, donde se encuentra además el tradicional arco del Profesional Country Club, luego de charlar con personal que se encontraba en el puesto fue trasladada al Dispensario Laureano Maradona para recibir atención médica”.

Según relato de quién se encontraba en el puesto 5 de la Central de Operaciones de Emergencias, “siendo las 8,00 horas de la mañana de hoy se presenta una persona de sexo femenino que no mostraba ningún signo de violencia, pero que no puede responder las preguntas típicas de filiación, (nombre, domicilio, edad, etc.) por lo cual se decide trasladarla hasta el dispensario Maradona por ser el más cercano para su evaluación de salud. Al momento de ser atendida por la doctora Patricia Giraudo, Directora del establecimiento la paciente, no tiene un claro recuerdo de qué ocurrió entre las últimas horas del jueves y las primeras del viernes”.

Entre sus pertenencias se encontraba una boleta de Rapipago por medio del teléfono que allí se hallaba inscripto dieron con familiares de Aguilera quienes de inmediato se llegaron hasta el CAPS y la reconocieron.

Su hija Victoria Burgio confirmó que la familia pudo hablar primero por teléfono con la mujer y que se dispusieron de inmediato con el marido y la hermana a venir hacia Funes.

María José aparentemente se encontraría en tratamiento con psicofármacos desde hace algún tiempo debido a incurrir en estos episodios.

Mascambroni agregó, “Fue una intervención de uno de nuestros agentes que terminó con el hallazgo de una persona intensamente buscada, en perfectas condiciones de salud, sin ningún episodio de violencia sufrido, y muy rápidamente, siempre se teme en estos casos que suceda lo peor, pero por fortuna esta señora de 41 años ya se encuentra junto a su familia”.