Amigos por Siempre Funes. Ciclo de  Charlas Talleres

Miércoles 7 de Noviembre de 2018 · 00:43

 El primer módulo denominado: “Discapacidad y Constitución Subjetiva”  fue dictado por las Psicólogas Adriana Moncada, Florencia Trangoni y Paula De La Rúa

Este martes, 6 de noviembre desde las 19 horas, en las instalaciones del Club Atlético, Social y Deportivo Industrial organizada por  la agrupación “Amigos Por Siempre”, se brindó una Charla Taller denominada: “Discapacidad y Constitución Subjetiva”

María de los Ángeles Cozzio, "Tina", la Coordinadora, trabaja desde 2016 para esta Agrupación, organizando distintas acciones y eventos para la visualización y la integración de jóvenes con discapacidad. Ahora  convocó para esta primera Charla Taller a tres profesionales que hicieron una presentación sobre los derechos y necesidades de las personas con esta problemática.

Las Psicólogas Adriana Moncada, Florencia Trangoni y Paula De La Rúa, brindaron una exposición, para luego escuchar y debatir ideas de cómo enfrentar las distintas necesidades  que sufren  las familias y los mismos niños y jóvenes con esta complejidad, y fundamentalmente, la calidad de conocimiento que deben contar quienes estén desempeñando el  acompañamiento de los jóvenes con capacidades diferentes.

También los padres y familiares, conjuntamente con psiquiatras y profesionales que están interconectados en el accionar diario, abordaron en la jornada, la integración que necesitan con la sociedad, su desarrollo dentro de ella y la falta de conocimiento e información que aun hoy persiste sobre cómo  tratarlos con igualdad y respeto. Sin Prejuicios.

Florencia Trangoni, informó: “Tiene mucha importancia desde lo legal, el Certificado de Discapacidad para acceder a los beneficios del Estado y de algunas entidades privadas, como medicamentos, atención médica, transporte público, entradas a Museos y a espectáculos, etc”.

Adriana Moncada expresó ante los presentes; “las familias sienten que el diagnostico, estigmatiza a estos pacientes ante la sociedad, legalmente es muy complejo, porque tiene que ver con los derechos del niño también, y el diagnóstico los encuadra en ciertos grados diferentes en cada caso, que no son comprensibles, salvo para los profesionales de la especialidad. Esta graduación permite que se determinen la gratuidad no solo de los tratamientos sino también si necesita un acompañante terapéutico por ejemplo”.

Los papás también hicieron aportes, Guillermo relató, “Creo que hay tres formas diferentes de como dirigirse y tratar a nuestros hijos, La Institucional, La Profesional, y la de nosotros los papás; las instituciones necesitan un diagnóstico, los profesionales, los ayudan tratándolos, y los papás desde nuestro conocimiento, que sabemos cómo actúan, como responden a estímulos, hasta dónde les podemos exigir.

El diagnóstico de discapacidad para nosotros suele ser durísimo, personalmente no sé si estigmatiza, no lo tomo así. Ahora, el día que me entregaron el certificado que decía discapacidad mental, fue durísimo, pero luego pudimos entenderlo como un certificado de accesibilidad. Hasta ese momento todo lo hacía a pulmón, con sacrificio, a partir de ahí accedía a cosas que iban a cambiar la vida de mi hijo.  Este certificado, este papel que exigen las instituciones y estigmatiza, pone un título a mi hijo, pero en la vida no lo define, tuvimos que cambiar la mirada, entender con él que la vida nos sorprende muchas veces, ahí usamos el certificado como puerta de acceso,  haciendo valer a través de él los distintos derechos, pero todos los chicos tienen derechos y nada más. La verdadera lucha está en la casa y debemos darla nosotros, tenemos las herramientas y debemos decidir cómo usarlas, la vida de nuestros hijos depende más de nuestro amor que de certificados. Yo lo entendí así”.

Paula De La Rúa respondió a este emocionado padre, “Me pareció de un nivel de sensibilidad y de salud lo que dijiste enorme, esto de hacer el cambio de un certificado que estigmatiza a un papel  que habilita, a disfrutar de derechos, de manejarlo no que es menos, sino que es un plus, y ahí está como una herramienta positiva que se la pueden transmitir a sí a tu hijo, porque es como ustedes logran ver las cosas, que él también va a tomarlo así”.

Tina muy atinadamente aportó desde su contacto permanente con estos jóvenes, “sobre las presiones que exigen desde las familias y la sociedad hacia ellos, exigiéndoles trabajo o estudios o comportamientos que no pueden lograr, en vez de estimular aquello que consiguen aprender, yo que soy testigo permanente y voy a Folclore me equivoco y ellos disfrutan de verme como a un par, o los llevo al futbol y les marco que yo no puedo jugar y esa es mi discapacidad, o cuando corren maratón, yo no puedo correrla, aprenden de plantas, y yo no sé nada de eso, ahí les marco que todos tenemos cosas que no logramos, o sí pero más lento y con más esfuerzo y noto en ellos al poder entender esto una gran alegría. Por eso creo que el acompañarlos resaltando sus valores es muy importante para su desarrollo.

Es por eso que recomiendo desde la casa resaltar los logros y desechar el “No Podes”, o” No lo vas a lograr”, “No es para vos”. Sólo acompañándolos desde el incentivo con amor podrán crecer y desarrollarse”, finalizó Cozzio,  la Coordinadora  de Amigos por Siempre.                                                                                                                                                                                             .