La abogada argentina Laura Caruso, de 54 años, que defendía a dos narcos brasileños, fue asesinada de diez disparos en la ciudad paraguaya de Pedro Juan Caballero. Caruso era chaqueña y estaba radicada en Paraguay desde hace 20 años. La noche del lunes, mientras salía de la casa de una amiga, fue emboscada por un hombre que según cámaras de videovigilancia "se le acerca y comienza a dispararle, tras lo cual sube a una camioneta negra y escapa".

La abogada representaba al narco brasileño Jarvis Chimenes Pavo, extraditado a Brasil a fines de diciembre y hombre clave en la estructura del Primeiro Comando da Capital (PCC), una banda armada de delincuentes conformada por ex presos brasileños. También representaba a Marcelo Pinheiro Vega, supuesto jefe del grupo criminal Comando Vermelho, que surgió en Río de Janeiro en 1969 y extendió sus operaciones a Paraguay.

"Es el riesgo que corre la mayoría de los profesionales que defienden causas como la abogada Caruso", comentó el comandante de la Policía Nacional de Paraguay, Bartolomé Báez, quien negó versiones sobre la presunta participación de uniformados en el ataque contra la profesional.

La ciudad de Pedro Juan Caballero, ubicada a 450 kilómetros al norte de Asunción, es frontera terrestre con Brasil y es señalada como base de grupos criminales, locales e internacionales dedicados al tráfico de drogas y de armas lo que la hace escenario de una puja de poder permanente por el control del territorio.

Fuente: lacapital.com.ar